Galerías de imágenes

¿Vives, trabajas o te diviertes en esta ciudad?
Pues ahora, puedes subir tus fotos “GRATIS” a nuestra web.
Pincha Aquí, para subir tu imagen

Ver galería completa

¿Porqué se despilfarran tantos alimentos?

Viernes 16 de Diciembre del 2016

Los actuales sistemas de producción y distribución de alimentos no permiten alimentar al mundo. Aunque el sector agrícola produce alimentos suficientes para 12.000 a 14.000 millones de personas, y en el mundo hay 7.200 millones de personas, unos 850 millones de seres humanos (cerca de uno de cada ocho de los habitantes de nuestro planeta) viven en condiciones de hambre crónica según la FAO. Aunque la producción mundial de alimentos bastaría para dar de comer a todos, su inadecuada distribución y uso lo impide

Los países del G20 tienen una alimentación diferente, pero todos deben afrontar el impacto de la malnutrición o el desperdicio de alimentos con políticas. La sostenibilidad de los sistemas alimentarios es lo que mide un nuevo índice elaborado por la Unidad de inteligencia de The Economist y el Centro para la alimentación y la nutrición de la Fundación Barilla,. Para el estudio eligieron a los países miembros del grupo de las veinte mayores economías, que concentran el 85 % del PIB y dos tercios de la población a nivel global. Añadieron a esta lista del G20 otros seis invitados de regiones menos representadas (Colombia, Egipto, Etiopía, Israel, Nigeria y Emiratos). A estos 25 países seleccionados los puntuaron en función de su capacidad para alimentarse de forma sana y sin agotar los recursos naturales a partir de 58 indicadores.

Buenas políticas, buenas prácticas

El índice general lo lideran Francia, Japón y Canadá por su buena política ambiental y la concienciación de los consumidores. Estos países implementaron una fuerte regulación para combatir los desperdicios alimenticios y encararon aumentos de impuestos para alimentos nocivos para la salud, como las bebidas azucaradas.

Canadá tiene un modelo innovador de apoyo a la agricultura sin subsidios (promoviendo, por ejemplo, el uso de las fuentes de energía limpia de la manera más barata y efectiva) y Japón también ha tomado medidas para no desechar alimentos y producirlos de modo más sostenible.

Despilfarro sin sentido

La India se erige con la peor puntuación de todas por su mal uso del agua, la baja calidad de los subsidios agrícolas y la elevada desnutrición, entre otros factores.

Le siguen de cerca Arabia Saudí, Egipto y Emiratos, con una agricultura poco sostenible y grandes cantidades de alimentos desperdiciados.

Los dos países del Golfo tienen las mayores tasas de sobrepeso analizadas en el estudio, mientras que solo en el caso saudí se tiran a la basura 427 kilos por persona y año.
No son fenómenos aislados. La obesidad y la falta de ejercicio físico aparecen como dos cuestiones críticas en quince países.

”En las sociedades modernas, la mayoría de la gente vive en zonas urbanas y tienen trabajos sedentarios de 8 a 12 horas al día. Las personas no tienen tiempo o dinero para preparar su comida y eligen platos ya hechos con altos porcentajes de azúcar y poca fibra” explica la investigadora de The Economist Maria Luiza Apostolescu. En ese contexto, dice, el despilfarro de alimentos -un tercio de su producción mundial se pierde o se tira- son “el coste de oportunidad” de quienes han dejado de apreciar el “verdadero valor de la comida”.

Malas practica agrícolas

La producción de alimentos tampoco se salva de las críticas. Según Apostolescu, prácticas agrícolas como los monocultivos, el exceso de riego y el abuso de fertilizantes y pesticidas están llevando a “círculos viciosos insostenibles”. En ellos los suelos se contaminan, más gases de efecto invernadero se liberan, la biodiversidad se reduce y todo eso tiene un impacto negativo en las dietas.

La agricultura afronta un duro reto en los próximos años. Se calcula que en 2050 la población mundial llegará a los 9.300 millones. Ese crecimiento demográfico y los cambios dietéticos previstos vinculados al aumento de los ingresos y los actuales niveles de consumo, indican que la producción agrícola mundial tendrá que aumentar un 60 %, y un 100 % en los países en desarrollo, para atender la demanda.

Fuente:  http://ow.ly/6t7f307broS